Tag Archives: consultoras

Nuestras queridas contrapartes y sus mitos

25 May

transparenteA lo largo de los años la cooperación internacional ha ido cambiando su forma de trabajar, desde la intervención directa al principio, contratando personal local y ejecutando los proyectos directamente, hasta la actualidad, en que prima el fortalecimiento de organizaciones locales, apoyando sus estructuras y la formación de su personal, basado en el respeto por las formas de trabajar y las políticas internas de estas organizaciones. En este período de varios años se ha pasado del extremo de “nosotros sabemos lo que les conviene” al “no vamos a interferir en su forma de trabajar”. Como siempre, los extremos no suelen ser buenos.

Mientras unas ONG’s apuestan por la ayuda sin compromisos, otras lo hacen por la formación y fortalecimiento institucional de la contraparte, y otras, las menos, por verlas como lo que quizás muchas sean: empresas consultoras. Cada ONG, tanto las nuestras como las locales, son un mundo. Por eso cuesta meterlas a todas en un mismo saco y el que “generaliza, generalmente se equivoca” pero voy a atreverme con 3 mitos que seguramente cualquiera que haya trabajado en el ámbito de la cooperación se habrá enfrentado con alguno de ellos.

1-Cultura: la cultura no impuesta enriquece a un pueblo, sobre todo cuando se va absorbiendo poco a poco y también nos enriquece a nosotros, los cooperantes, en nuestra inmersión en estos otros mundos. Pero a menudo, bajo el escudo de la cultura se nos intenta acotar nuestra forma de interactuar con el personal de la contraparte o con los beneficiarios de los proyectos. Es difícil determinar dónde está el límite del respeto y de las formas, pero cuando el objetivo es compartido, la cultura nunca debiera ser un obstáculo. A menudo, escudarse en la cultura suele ser una forma de querer encubrir deficiencias en el proyecto.

2-Transparencia: Las ONG’s deben tener procedimientos transparentes con los que podamos compartir formas de hacer y claridad en los procesos. Algunas ONG locales (y no locales) han hecho de los proyectos una forma de vida, siendo sus prioridades a veces diferentes de los objetivos marcados en el proyecto. La posibilidad de participación en procesos de selección de personal, en los procedimientos internos, en la contabilidad, son ejercicios de transparencia que no se deben ver como injerencia sino como el acompañamiento a procesos que acometen estas organizaciones, al que por supuesto, debemos corresponder en la misma medida, siendo también transparentes.

3-Consultoras: Las ONG’s, de aquí y de allá, reciben dinero público en la mayoría de los casos para acometer un proyecto que han formulado. Hay unos resultados y unos objetivos a cumplir que podría ser realizado tanto por una consultora como por una ONG. Ser una consultora en sí no es malo y se suele tener un mayor nivel de exigencia con ellas, ya que tiene un porcentaje de beneficio empresarial que la ONG no tiene. Cuando una ONG basa su trabajo en una gran parte de voluntarios, se suele aceptar que la calidad y eficacia del trabajo no sea el de una consultora y se valora más la implicación de la sociedad en este tipo de trabajos solidarios. Pero cuando los salarios que cobran los trabajadores de la ONG son equiparables a los de cualquier empresa, sea en un lado como otro del mundo, entonces el nivel de exigencia debe ser equiparable al sueldo recibido y por lo tanto la consecución de resultados debe ser una prioridad inexcusable.